El terremoto ya se ha instaurado como uno de nuestros tragos nacionales, guachaca por naturaleza, muy refrescante y dulce como para disfrutar. Por lo que cuando uno se entera que lo venden en ciertos locales si o si hay que probarlo. Por casualidad descubrimos que en Kairos lo sirven, así que pedimos uno inmediatamente. Su colorido llama la atención al instante, dejando ver la mezcla de ingredientes que lo conforman: helado de piña, vino pipeño y granadina para acentuar el dulce. Al momento de probarlo y sentir la mezcla de sabores dulces en la boca es realmente una sensación muy agradable, dejando un dulzor en la boca pero no restando el sabor característico del vino, sin duda uno de los mejores terremotos que hemos probado, los ingredientes se mezclan perfectamente y la proporción de todos es bien generosa en proporción a su tamaño a pesar de que es un poco pequeño, unos 350 cc aproximadamente. El precio de esta pequeña maravilla es de tan solo $1000, además kairos siendo un bar-restaurant cuenta con una amplia variedad para degustar y servirse. Por último les contamos que la atención es bien buena y expedita, por lo que es un buen local para visitar.  

Ver mapa más grande