En un local de acceso fácil a más no poder, incluso para los que están de paso en Coronel o Lagunillas, se encuentra una opción llena de sabor y contundencia que no pasa por la vulgaridad del volumen, más bien, la oferta tienta por el sabor generoso de su terminación gourmet en cantidades que sientan a cualquier hambriento.

No es la primera vez, pero tampoco es de frecuencia nuestra ir a la Cuenca del Carbón, y ante la jugosa oferta que entregan las redes sociales, supimos de lugares como El Mechado, que tiene un concepto de sanguchería inevitable. Madera, parrilla, plancha, carne, calor, jugo, pan y sabor son las vetas tentadoras de este pulcro ofertón.

De apuesta ágil y juvenil, una joven pareja compite a ganador con una carta que difícilmente va a fallar: los mechados. Desde completos clásicos, hasta sambólos que golpean como los grandes que tienen un fuerte músculo carnoso. Nosotros tuvimos el privilegio de probar su carne mechada en versión sándwich y nos vimos invadidos por un sabor muy bien terminado. Probamos su Mechado Champiñón que, junta dos vertientes de sabores que siempre combinan muy bien.

Cuando vayan, y esperemos que lo hagan, te van a servir un sándwich que ocupa todo el diámetro de un plato bajo, con un pan tostado de manera justa; blando siempre en ambas caras internas, hasta esa cobertura crujiente que sólo tiene el pan fresco. Dichas rodelas tiernas, absorben todos los jugos que aglomera el planchero y permiten contener la combinación cálida de la carne mechada, el abundante queso fundido, el champiñón, los tiernos pedacitos de choclo y una caprichosa mayonesa casera que corona la satisfacción.

El tamaño es algo con lo que deben perder cuidado, porque si pinchaste esta reseña y miraste las fotos, es porque ahora mismo estás torturado de hambre y este producto te rescata de ello. Un sándwich te dejará listo y fuera de juego, sin necesidad de recurrir al VAR.

La fachada maderosa fogonera que puedes revisar en su Facebook, acoge cálidamente a comensales deseosos de buena carne bien cocinada al paso de un paradero, una ciclovía, una caminata, o simplemente a unas ganas de medirse ante la comida de la zona minera. A ver si le ganas a este rincón de sabor.

La madera y la carne son parecidas. Ambas sostienen vida. Fibras con vetas y texturas que de alguna u otra forma, compactan, aprietan, amarran y contienen historias, relatos y sabores. Es desde ahí, de dónde se paran algunos astutos como éstos que se las ingenian para conectarlas. En Lagunillas, Coronel, eso es lo que pasa.

El Mechado está ubicado en Los Robles 3404, sector Lagunillas III, Coronel. El horario de atención comienza a las 17:00 y termina a las 00:00 horas.