Había llegado la hora de almuerzo así que era el momento ideal para salir a buscar una picada de colación, partimos  hacia O’higgins porque sabíamos que por ahí podíamos encontrar algo, dimos con 4 lugares que servían colaciones a un precio similar, pero decidimos finalmente por Entre Pinchos ya que su ubicación pasaba un poco mas desapercibida y nos tincó el menú.

Entramos, elegimos una mesa, y nos pusimos a esperar, la atención dejo bastante que desear, la mesera ni siquiera saludo; en un principio limpio la mesa y nos ignoro totalmente, puso los servicios y las cosas típicas que hay en la mesa y aun no nos decía nada, de repente se puso en frente de nosotros y empezó a hablar: “el menú del día es tal y tal cosa”, algo extrañados le pusimos atención e hicimos la orden.

La colación que pedí fue de puré con churrasco y huevo, además incluía sopa, jugo y un pedazo de pan, por otro lado mi acompañante pidió pescado con papas fritas.

Al par de minutos nos llego la sopa, estaba calentita y sabrosa, por el sabor se distinguía que era de pollo, el único detalle que le encontramos fue que estaba un poco aceitosa, pero solo un poco, lo demás estaba bien.

Terminamos nuestra sopa y a los minutos nos llegan nuestros platos, para sorpresa de ambos el puré que llego a la mesa era naranjo, es decir, que venia con zapallo, a mi personalmente no me desagrada, pero encontramos mal que en ninguna parte dijera que era con zapallo y que la mesera tampoco lo haya mencionado ya que podía haber gente que no le gustara de esa forma.

El puré estaba bueno, sabroso y suave, se notaba que era de papas naturales ya que no estaba del todo molido y habían pedacitos pequeños en el, los churrascos estaban muy buenos, el aliño en ellos era perfecto, no muy fuerte ni muy suave, sino que preciso para hacerlo sabroso y no opacar el sabor natural de la carne, el huevo frito, esta bien también, bastante cocido.

Con respecto al plato de mi compañera las papas fritas estaban muy sabrosas con la cantidad de sal precisa, el pescado era un trozo contundente que estaba igual bien bueno, aunque a este le falto un poco más de sal pero a pesar de eso igual estaba delicioso.

Respecto el jugo que venia con la colación, se notaba que era un jugo en sobre, por lo que no era algo que destacara.

Al terminar de comer nuestras colaciones nos sentíamos muy satisfechos, a pesar de que cuando vimos los platos los consideramos pequeños, por lo que son porciones muy buenas con respecto a la saciedad.

Finalmente podemos decir que el local es bueno, estaba limpio y no se demoraban nada en servir lo que uno pedía, las colaciones estaban buenas pero no eran algo sorprendente o que resaltara por sobre otras, pero el único detalle malo fue la atención, que realmente no nos gusto.

Si quieren probar que tal, pueden ir a visitarlo a Orompello #432 y por tan solo $2400 comer una colación contundente.


Ver mapa más grande