• Precio:
    $800
  • Formas de Pago:
    Efectivo
  • Local:
    Chiquito

Una de nuestras amigas del fan page, nos comentó que fue a disfrutar de este borgoña y que era tan bueno para la caña y para el calor del verano que nos recomendó ir a probarlo, así que partimos una calurosa tarde en busca de tal delicia refrescante para poder disfrutarla.

Llegamos al local de nombre Chiquito, un tradicional local muy acogedor, una clásica picada, atendido al parecer por sus propios dueños los cuales son muy amables con quienes llegan. Nos acomodamos en una mesita junto a la ventana y la señora que atiende fue inmediatamente a preguntarnos que nos serviríamos, pedimos inmediatamente los borgoñas a lo que la amable señora nos señaló que estaban heladitos, especial para una calurosa tarde comentamos, también pedimos una pichanga la cual pueden ver el review aquí, no paso mucho rato y llegaron con nuestra orden de borgoñas.
A primera vista apreciamos que el vaso era de tamaño normal, de entre unos 250 a 300 cc, al tomarlo realmente se sentía la frescura del líquido en su interior en donde flotaban las frutillas picadas. Una vez dado el primer sorbo se aprecia la dulce mezcla del sabor de la fruta, el vino y quizás algo de malicia, a pesar de que no es tan abundante en cuanto a  las frutillas igual se siente su sabor,  además de que estaban muy frescas  pero no pasadas en el vino, quizás los más exigentes prefieran las frutas más reposadas, para que se ablanden y se impregnen más del sabor, pero a pesar de eso realmente es un muy buen borgoña, muy refrescante y con un sabor dulce pero no cargante, sino en su justa medida.

Si quieren ir a probarlo y refrescarse en en estas calurosas tardes de verano lo pueden hacer por  tan solo $800 pesos, el local queda en la esquina de Maipú con Paicaví.

¿Les gustan los borgoñas y tienen otra picada o ya fueron a probar este y nos quieren decir que tal les pareció?  Coméntennos en los comentarios o en el fan page, saludos.

 


Ver mapa más grande